24 de junio de 2017

Montes de Polanco, Piélagos y Castañeda

Vuelta circular por los montes de PolancoPiélagos y Castañeda, tres de las grandes masas forestales de eucalipto del centro de la región.
Como apunte, recordar que este árbol no autóctono se introdujo en Cantabria para su explotación maderera a mediados del siglo XIX, y que a día de hoy debido a la falta de planificación y regulación sigue siendo centro de polémica medioambiental.

Estos montes rara vez sobrepasan los 400 metros de altitud, sin embargo y pese a su modesta altura, esconden dos amenazas muy a tener en cuenta: por un lado el barro, ya que a poco que llueva (y aquí es el pan nuestro de cada día) sus pistas se convierten en barrizales impracticables; y por otro el laberinto formado por su entramado de pistas y la facilidad para perderse y deambular por ellas.

Senda de La Ribera del río Pas.
















Salimos Miguel Ángel y un servidor a las 8:30  desde Castañeda, calentando camino a Carandía por la bonita senda junto al río Pas que parte de Vargas. Cruzamos el puente y llegamos al área recreativa del Picón. Es pronto, así que hacemos algo de tiempo recorriendo el sendero junto al río antes de encontrarnos a las 9:00 en Zurita con Rafa.

Agrupado el pelotón, desde Zurita Oeste comenzamos a ascender todo por asfalto y hormigón hasta alcanzar la última casa, en la que nos reciben unas cuantas gallinas revoloteando a nuestro paso. Aquí tenemos dos opciones (que llevan al mismo lugar), cualquiera de ellas válida: una pista a la derecha o seguir de frente por la finca, esta última tiene un cerrado para salir y es posible que sea privada aunque nada lo indique... pasamos por la finca que es más agradable.

Breve paso por la finca que enlaza con la pista.
La pista atraviesa el monte de punta a punta hasta Oruña, apenas tiene pozas gracias al invierno tan seco que hemos tenido, aún así, por este mismo tramo en febrero me fue imposible pasar montado debido a la cantidad de barro acumulado.
Un descenso muy rápido, en el que debemos estar muy atentos en las bifurcaciones si no queremos liarla, nos deja en el cruce de caminos de la Virgen de Valencia. Alternando pequeñas subidas y bajadas llegamos al repetidor, para seguido y después de un tramo muy llevadero descender a Oruña dejando atrás este primer monte.

Las pistas y el entorno en los eucaliptales no cambian mucho.

















En Oruña callejeamos un poco y aprovechamos para llenar los bidones en su popular fuente. Reanudamos la marcha cruzando otra vez el Pas, ahora por el Puente Viejo (S. XVI), siguiendo de frente por una pista hormigonada de fuerte pendiente que nos deja en la carretera que conduce a la Ermita de Santa Ana. En ligero ascenso continuamos por ella y al poco la abandonamos para desviarnos por una pista que se interna en el segundo monte. En el primer cruce descartamos subir por la pista principal (a la izquierda y muy dura por cierto) y decidimos investigar un poco por la que gira a la derecha. Ascendemos por una especie de cortafuegos de tierra y llegamos a una gran finca, la cual recorremos junto a su estacado hasta llegar a una portilla. La improvisación esta vez ha salido bien, hemos llegado donde queríamos.

Encontrando el camino campo a través.
Estamos sobre el itinerario previsto en el track. Intentamos coger un par de atajos pero sin éxito, en uno de ellos encontramos un cartel de -prohibido el paso, finca privada- en mitad de una estrecha carretera; y en otro unos mastines se escapan de una finca vallada para correr un rato detrás nuestro, por suerte hacia abajo. El I+D no funciona y nos vemos obligados a dar un pequeño rodeo para coger la pista que cruza el monte dirección Parbayón. Al final de esta hay un punto en el que debemos estar muy pendientes de permanecer en la pista que va paralela a la N-623... y para no variar no lo estamos... como resultado: acabamos perdidos durante casi una hora por el interior del monte en un continuo sube, baja, sube y vuelve a bajar. Finalmente y sin saber cómo volvemos al mismo punto crítico para seguir por la pista correcta.

Abandonamos este monte descendiendo a la recta de La Pasiega con más contratiempos de los esperados. A Rafa se le hace tarde y decide evitar el último ascenso y volver por carretera, así que le acompañamos hasta Renedo para tomar una cervecita rápida antes de despedirnos.

Miguel Ángel y yo seguimos el plan de ruta, retrocedemos hacia la fuente de La Aguada para coger agua y comenzamos el ascenso a Carceña por una de sus pistas principales. Una vez alcanzado el alto y con alguna pequeña desorientación sin importancia, bajamos a Socobio por una pista muy rápida para acabar pasando junto a la Colegiata de Santa Cruz del S. XII, joya románica del municipio e inmejorable imagen para terminar la ruta.




















Para completar esta ruta es más que recomendable llevar GPS y también hacerla fuera de temporada de lluvias porque el barro puede hacerla totalmente intransitable. En el track se han eliminado las pérdidas para que pueda seguirse sin problemas. Un dato importante a tener en cuenta es que las fuentes que encontramos están perfectamente ubicadas, al descender del primer y segundo monte (Oruña km 18 y Renedo km 30), en Castañeda también hay aunque no creo que sea necesario, los bares tienen de todo. Por lo demás, dificultad media tirando a baja en todos los sentidos, su IBP=73. No es la ruta más bonita ni mucho menos que se pueda hacer en Cantabria... pero bueno, también tiene su encanto, siempre se conocen lugares de interés y nuevos caminos echando la mañana entre amigos... qué más se puede pedir?

Hasta la próxima.