26 de diciembre de 2009

Vuelta al pantano del Ebro

Para cerrar este año de rutas nos acercamos a la mayor concentración de agua dulce de España, el pantano del Ebro. Teníamos la idea de realizarlo con nieve para poder disfrutar de uno de los paisajes más pintorescos de Cantabria (también de la provincia de Burgos, no se me enfade nadie). La semana pasada no pudimos realizarla y esta no la dejamos pasar. Como viene siendo habitual fuimos los dos de siempre, alguien se lo perdió…



Nuestro punto de partida fue el pueblo de Corconte, empezamos a pedalear por la CA-171 con mucho frío y un viento que “cortaba”, pasamos por La Población y La Costana (capital del municipio de Campoo de Yuso) donde nos desviamos hacia Villasuso. Dejamos la carretera para coger una pista dirección Quintanilla Polledo y llegar al puente de Orzales, cortado al tráfico y desde donde contemplamos Alto Campoo con mucha nieve, la parte del recorrido con mejores vistas.



Volvimos a la CA-171 para continuar dirección Reinosa, a los 3km. nos desviamos a la izquierda para coger una pista que nos llevaría hacia Horna de Ebro, atravesamos un pinar donde se nos cruzaron un par de corzos, este tramo nos resultó lo más entretenido de la ruta, mucho barro y algo de nieve. Ya en el pueblo, cruzamos el puente y de nuevo en carretera, esta vez por la CA-730. Paramos en Arroyo a ver la presa, el pantano estaba al 70% de su capacidad, continuamos hacia Las Rozas, donde visitamos probablemente la estampa más típica del pantano, la torre de la desaparecida iglesia de Villanueva, que emerge del pantano y puede visitarse dependiendo del nivel embalsado, nosotros pudimos. Y continuamos por carretera pasando por Renedo, Llano, cuya ermita de la Virgen de Avellanal tiene un bonito y pequeño merendero ideal para el avituallamiento (no era el día adecuado), y Bimón donde llegaríamos a la frontera con Burgos.



La carretera pasó a ser la BU-642 y el piso menos uniforme, había tramos que parecía una pista en buenas condiciones. Llegamos al pueblo de Arija donde nos dimos una vuelta, el pueblo perteneciente a Burgos tiene una gran historia a sus espaldas, aunque no viene al caso.

Otra vez a la carretera, con algún pequeño desvío para coger alguna pista alternativa hasta llegar a la N-623 a la altura de Cabañas de Virtus, pasado el pueblo nos metimos a la derecha por un camino que después se volvería pista y campo, con el fin de evitar la nacional en lo posible. El resto todo por la nacional N-623 dirección Santander hasta el cruce antes de subir el Escudo, donde continuamos por la CA-171 hasta Corconte.



Los 65km. de vuelta no tienen ninguna dificultad, pero es importante tener en cuenta la climatología. Debido a problemas técnicos, el track termina en el kilómetro 58 a falta de unos 6km. que son por carretera y no tienen pérdida. Por cierto, con el frío metido en el cuerpo nos acercamos a un restaurante en La Población de Yuso, donde nos dimos un homenaje “a la brasa” que nunca olvidaré, por la comida que con tantas ganas cogimos y por lo bien que nos atendieron.

2 comentarios:

  1. Carlos, eres un crack. La lástima es que a mi edad y mi tipo de vida no voy a poder seguirte. Aún así, no te voy a perder de vista.
    Un abrazo,
    Un hijo adoptivo de Castañeda

    ResponderEliminar
  2. Hijo adoptivo de Castañeda,
    No estoy de acuerdo con lo de la edad y el tipo de vida, yo te veo en forma. Ya pensaremos en alguna escapada por el monte...
    Espero veros pronto por aquí. Un abrazo a todos y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar