20 de febrero de 2010

Valle de Luena y Monte Cildá

El Valle de Luena situado en la ladera norte de la cordillera Cantábrica fue nuestro punto de partida para intentar llegar al Monte Cildá (1065m.), cima más elevada del municipio de Corvera de Toranzo.

El pequeño pelotón lo formamos Rafa, Esteban (nuevo fichaje) y un servidor. Con 1ºC y el cielo totalmente despejado, comenzamos una vez más en Estrambasmestas, primer pueblo del municipio de Luena en sentido Santander-Burgos.


Por la CA-263 recorrimos 1km. antes de iniciar una exigente subida dirección Sur, el frío se nos quitó de golpe. Al llegar arriba contemplamos los valles de Aldano y Luena antes de descender por un técnico sendero, al abandonarlo y coger una pista, tuvimos la primera incidencia del día, pinchazo de Esteban, una vez solucionado nos pusimos en marcha de nuevo y... otro pinchazo, esta vez mio (acababa de comentarle que llevaba siete meses sin pinchar gracias a unas bandas de protección y al líquido anti-pinchazos llamado "moco"... ¡por hablar!). Parecía un poro, no llegaba a desinflarse del todo, así que decidimos inflar para ver como evolucionaba y descender a la N-623 a la altura de Vozpornoche.

En la N-623 seguimos escasos 500 metros carretera Santander y giramos a la izquierda para coger la CA-709 dirección Sel de la Carrera, al llegar al pueblo paramos a inflar por última vez la rueda y descansar un poco. Continuamos, encontrándonos tramos con desniveles superiores al 20%, despues ya por pista la subida se volvió más moderada. Al llegar a la cota 700m empezamos a ver nieve y a los 800m ya teníamos que desmontar con bastante frecuencia, un poco más arriba se nos hizo imposible pedalear y tocó cargar con la bici los casi 3km. que faltaban hasta el Monte Cildá.

En Cildá la abundante nieve nos impidió ver los restos del campamento romano levantado durante las guerras cántabras, pero a cambio tuvimos una espléndida panorámica en todas las direcciones, los límites de la Cantabria pasiega, los Picos de Europa y hasta Santander, por algo es un vértice geodésico de primer grado.
Los siguientes 3km. hasta el depósito de agua de la Espina del Gallego, que transcurren por la calzada romana, fueron un calco de los anteriores, lo que nos resultó un poco pesado. Al llegar al depósito, con los pies congelados, sentimos unas ganas tremendas de empezar a dar pedales, bajamos un largo y entretenido cortafuegos y por pistas y carretera local llegamos a Esponzués, de ahí a la N-623 y fin de ruta.

Una lástima los 6km. intransitables por la nieve, pero ya tendremos ocasión de repetirla en otras condiciones. Por lo demás, la ruta es de dificultad física alta (iBP=147BA), en los primeros 20km. se suben casi 1400m. de desnivel. Técnicamente sólo hay dificultad en el cortafuegos y en el tramo de calzada romana que no pudimos disfrutar. Y paisajísticamente impresionante.


3 comentarios:

  1. Buena ruta!!!

    Si, señor! Lastima de esos 6km a pie, aunque supongo que lo pasariais bien...

    ¡Cojonuda! La primera foto de la entrada, je,je...

    Carlos, un saludo, a ti y a tus "compinches".

    Nos veremos pronto!

    Move

    ResponderEliminar
  2. Me sirve la info!! Naci en 2 ruedas por decirlo asi, y tengo siempre a mano kit reparapinchazos para cualquier pinchazo, sea en mi bici o moto. Gracias por la info!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar