22 de mayo de 2010

Los 10000 del Soplao

A las 5:30h suena el despertador, me levanto habiendo dormido poco más de 4 horas, ¡empezamos bien!, desayuno lo que puedo, me ducho, me visto, preparo las cosas a llevar y a las 6:30 salgo hacia casa de Fonso donde hemos quedado un grupo para ir en un solo vehículo. Como es habitual en mí, llego unos minutos tarde; nos dirigimos a Cabezón de la Sal, preparamos las bicis y nos acercamos al punto de salida. Son las 7:40h y ya hay mucha gente, todavía estoy medio dormido pero deseando empezar. A las 8:00h en punto se oye la traca y vagamente “Highway to hell”, a los pocos minutos empezamos a movernos, me deja impresionado ver a tanta gente en las cunetas animando ¡Vaya ambiente! Los primeros kilómetros me dejo llevar e intento avanzar posiciones siempre manteniendo mi ritmo, al poco ya no veo a ninguno de mis compañeros, no pasa nada ya nos encontraremos –me digo. Llegando a la Ermita de San Esteban me encuentro con Francisco que rueda junto a un amigo de Huesca, les dejo atrás y continúo. La bajada a Rioturbio con tanto biker buscando la trazada buena se hace algo peligrosa, pero ahí me encuentro en mi salsa. (Después me enteraría que se produjo una caída de gravedad). Empezamos a subir hacia la Ermita de San Antonio, voy muy bien, no tengo la sensación de estar subiendo; seguido un rápido descenso hacia Caviedes donde tenemos el primer avituallamiento; demasiada gente, sigo el guión previsto y no paro, aprovecho para comer sobre la marcha media barrita energética. Seguimos por carretera salvando algún pequeño alto y llegamos a La Cocina, la subida por excelencia de la ruta; un pequeño tramo alquitranado da paso a otro de entre el 15% y el 18% de desnivel con piedras sueltas, que junto a la cantidad de bikers hacen casi imposible el subir montado, oigo muchas cadenas quejarse, la mía incluida. Al llegar arriba un pequeño descenso y a comenzar la subida de La Florida, mis buenas sensaciones continúan; salimos a la carretera que lleva a Las Cuevas del Soplao dónde tenemos el segundo avituallamiento, tampoco paro, como la otra media barrita y me dejo caer por la pista que lleva a Celis, bajo “ligerillo” pero sin arriesgar.
 

Ya en la carretera hacia Puentenansa me doy cuenta que me estoy adelantando al horario previsto, tomo medio gel, nuestro equipo de apoyo femenino iba a vernos pasar por Ruente a partir de las 12:00h, así que llamo para comunicarlo, me dicen que puede que no lleguen a tiempo. Antes de subir Monte aA termino lo que me queda de gel y para arriba, me decanto por apearme en la rampa más dura, el resto lo subo montadito y a buen ritmo, poco antes de coronar una chica ofrece gominolas y no me puedo resistir… me como una de fresa. El descenso a Ruente lo hago a toda pastilla, no paro de adelantar a gente, paso por el pueblo a las 11:45h y no veo a mi equipo. Aplazamos la reunión hasta las 14:00h -14:30h aprox. En Bárcena Mayor, me comunican que Fonso está a una media hora. Llego a la campa de Ucieda a las 12:00h donde paro un rato, No estoy cansado, voy bien de piernas y sobre todo muy bien de moral, lo único que me preocupa es el sol que me está dando una buena paliza; decido subir el moral muy tranquilo para reencontrarme si es posible con Fonso en Bárcena, al comienzo hago alguna que otra breve parada en la sombra (sé que después me espera una buena tostada al sol), en una me dan un botellín de agua y lo acompaño con otra barrita energética. A ritmo suave alcanzo el alto, paro en el avituallamiento y bebo algo con sabor a naranja, estiro un poco y me lanzo para abajo; en una curva me llevo un buen susto, se me va la bici y doy una buena derrapada, me recuerdo a mi mismo que no llevo las cubiertas más apropiadas para bajar así, el resto de bajada me tranquilizo un poco, justo antes de llegar abajo me cruzo con los 3 primeros a los que doy ánimos, ¡como suben los tíos!
 

Llego a Bárcena Mayor a las 14:20h y por fin me encuentro con mi equipo de apoyo nutricional y moral. Busco sombra como un desesperado, estiro un poco, como un sándwich y medio de jamón ibérico ¡hay que cuidarse!, una coca-cola y una manzana, y me aplico crema protectora en abundancia. Después de casi media hora, Fonso todavía no ha llegado y decido seguir. Comienza la subida a Fuentes, los primeros kilómetros con algo de sombra son muy llevaderos, a medida que voy subiendo más me machaca el sol, hago varias paradas rápidas buscando las pocas sombras que encuentro. Poco antes de coronar me encuentro un puesto donde me dan una bendita ducha. Llego a Fuentes con mucho calor y dolor de posaderas, pero con fuerzas. Un pequeño descenso por pista y ya estoy en la carretera a Palombera, la subida es cómoda y aprovecho para llamar a mi equipo, están de camino a Ozcaba y puede que no llegen a tiempo; llego al alto y bajo por carretera, antes paro a coger agua en una fuente, estoy bebiendo demasiado y me preocupa, llego al cruce de Ozcaba y paro; No las veo, espero, estiro un poco, tomo un gel… intento llamar… ¡ No hay cobertura hasta Los Tojos! -me dice un Guardia Civil… sigo esperando 5,10, 15 minutos. Decido seguir, paso por Venta Vieja con muy buen ritmo y me lanzo hacia Colsa, mi “rígida total” me limita el descenso, echo de menos cualquier tipo de amortiguación, bajo pegando botes como un balón de playa y llego a Colsa con los brazos y las muñecas destrozados. Celebro coger asfalto, ¿quién me lo iba a decir a mí?. Paro en Los Tojos a mandar un sms a mi novia “+- a las 8 en cbezon”, mientras unos niñós me dicen: ¿Porqué te paras? ¡Vamos, que te van a pasar todos!
 

Llego al avituallamiento de Juzmeana a las 18:00h, paro a comer un plátano y una coca-cola y para arriba, voy bien, me digo- ¡que siga así! Sigo bebiendo más de lo normal, paro en otra fuente a beber y llenar el bidón y continúo, me empieza a doler la espalda y siento que me estoy empozando, a mitad de subida empiezo a notar escalofríos y a marearme, paro en una pequeña sombra, sabía que tarde o temprano mi incompatibilidad con el sol me pasaría factura, me quedo unos minutos tumbado y refrescándome, continúo y tras varias paradas para estirar la espalda llego al alto. Paso por el control a las 19:20h, ahora a disfrutar bajando el Moral, las vistas son impresionantes, bajo relajado y disfrutando el momento, se me vienen a la cabeza muchas cosas. Al llegar a Ucieda meto plato y decido apretar, me junto a un grupete y dándonos algún que otro relevo llegamos a Cabezón, mi tiempo 12:06:34 (10:30:43 pedaleando), dónde -¡Esta vez sí!- me espera mi novia con una cerveza bien fresquita.


Y para acabar dar las gracias a todos los que han hecho posible esta impresionante marcha, a la organización “DE LUJO”, a mis paisanos que sólo por sentir sus ánimos durante el recorrido merece la pena la vivencia, a todos los participantes y en especial a los que compartieron algún momento de la marcha conmigo, a toda esa gente que sin ser parte de la organización colaboró desinteresadamente (fotógrafos, avituallamientos, etc.), a mis amigos por su apoyo, también a mis buenos vecinos por los ánimos y por supuesto a mi novia POR TODO.

8 de mayo de 2010

Montes de Toranzo

Poco a poco vamos con el blog. Esta ruta empieza a convertirse en una "clásica" a la que acudimos todos los años, particularmente es una de mis favoritas, discurre por un terreno de singular encanto, variado y con unas inmejorables vistas de los valles de Toranzo y Carriedo. Aunque siempre variamos el lugar por el que ascendemos y descendemos (para buscar nuevos caminos y dar un punto de incertidumbre a la ruta), mantenemos fijo el paso por el Hayal de Aloños y la Cotera Lobos hasta el Collado Tablao, pues creemos que es un paso obligado para los amantes del MTB.


 
Esta vez partimos del Ayto. de Castañeda inicialmente Fonso, Francisco y un servidor, con nubarrones que amenazaban lluvia y con muchas papeletas para terminar mojados (cosa que no sucedería). Empezamos calentando por el carril bici dirección Ontaneda en busca de nuestro compañero Rafa que fiel a sus principios prefirió evitar kilómetros por asfalto. Al llegar a Santiurde de Toranzo se nos unió al grupo y continuamos hacia San Martín de Toranzo donde comenzaríamos a ascender por pista, charlando y disfrutando de las vistas los primeros kilómetros se hicieron muy llevaderos, sin darnos cuenta estábamos casi arriba. En ese pequeño "casi" que faltaba se encontraban unos últimos repechos realmente duros que nos pusieron el indicador de pulsaciones en el rojo.
 
 
Una vez arriba atravesamos el Monte Cabaña y un poco después el bonito Bosque de Vejoris, al acabar la pista continuamos por una carretera local dirección Barcena, la abandonamos antes de bajar a Bárcena para coger una pista a la izquierda que nos llevaría al Hayal de Aloños después de unos 4km de ascenso.
 

Desde este punto hasta el Collado Tablao disfrutamos de todo tipo de terreno, pista rota, piedras, barro, sendero y después cortafuegos (opcional), no es excesivamente técnico y resulta muy entretenido. En el "Tablao" paramos a disfrutar de las vistas de los valles y hacernos la foto de grupo.
Para descender optamos por continuar la pista hacia el N y bajar un cortafuegos, al llegar abajo (cada uno como pudo) seguimos por pistas dirección Santiurde en las que nos topamos con una exageración de barro, era tan pegajoso que por momentos las bicis no rodaban y teníamos que parar para soltar barro, conseguimos salir a una pista limpia en la que soltamos todo el barro que pudimos y de ahí a Santiurde de Toranzo para volver por el mismo camino al punto de partida.
 
 
Resumiendo, 48km de entretenimiento en una ruta que no defraudará a nadie, con una dificultad física media (IBP=123AA). Técnicamente la dificultad se puede considerar media también, el cortafuegos (que se puede evitar) y la subida al "Tablao" es lo más complicado, pero como siempre digo... eso ya depende de cada uno.