16 de agosto de 2012

Casetón de Ándara desde Bejes

Tirando de archivo fotográfico encontré esta ruta realizada en el verano del 2012. Siempre pensé en incluirla en el Blog pero como suele ocurrir nunca encontré el momento, hasta ahora. La ruta es desde mi punto de vista impresionante, de una belleza sólo proporcional a su dureza, y diría que cita obligada para todo aficionado al BTT que tenga la posibilidad de hacerla (o incluso al senderismo, pues la distancia es asequible para caminarla). Fonso y un servidor encontramos en un jueves caluroso y despejado de agosto el día perfecto.
 
Nuestro destino es el refugio conocido como Casetón de Ándara (1725 m), una antigua construcción minera ubicada a los pies de la Pica del Mancondiú en el macizo Oriental de los Picos de Europa, en Cantabria. Hoy en día facilita el paso por el macizo Oriental y su privilegiado entorno y fácil acceso lo convierten en un lugar ideal para los aficionados a la montaña.
 
Saltu de la Cabra con Tresviso al fondo.
En el pueblo de Bejes (590 m) dejamos el coche, a escasos metros de la pista hormigonada por la que comenzamos la dura ascensión, su desnivel se mantiene en todo momento entre el 10% y el 15% lo que hace que pronto tengamos una buena panorámica de Bejes, de su apartado barrio La Quintana y del famoso Collado Pelea. Con el motor ya calentito alcanzamos el Collado de la Hoja (815 m) y sus invernales,  seguido -aunque no exento de tiempo y sufrimiento- llegamos a los Hornos del Dobrillo (1110 m), desapareciendo el hormigón dando paso a pista y desde donde observamos en toda su magnitud la Canal de Urdón con el pueblo de Tresviso al fondo.

Pasamos por el famoso Saltu de la Cabra, lugar con una caída prácticamente vertical de casi 1000 metros hacia el fondo del barranco, desde aquí ya podemos ver el Macondiú. A partir de ahora tenemos por delante unos kilómetros de terreno muy favorable en los que descansar. En la fuente de agua conocida como Vao de Los Lobos (1125 m), antiguo abrevadero, encontramos una bifurcación; por la pista que asciende a la izquierda regresaremos más tarde, tomamos la de la derecha señalizada como Hoya del Tejo, esta sigue un pequeño y estrecho desfiladero de gran belleza y que en algunos puntos del camino se asoma peligrosamente al vacío. Atravesamos primero el hayedo de La Llama y justo después de cruzar la Majada del Cerezal y de La Llama nos internamos en los montes de Valdediezma y La Corta. Poco antes de llegar al Jito de Escarandi se interrumpe nuestra cómoda marcha para librar una corta pero dura subida.

Llegada al Refugio Casetón de Ándara
Desde el mismo aparcamiento del Jito de Escarandi (1300 m) parte una pista pedregosa y dura en algunos tramos que nos conducirá a nuestro destino. Transcurridos tres largos y sufridos kilómetros por fin llegamos al Casetón de Ándara (1725 m) recibiéndonos su característica estampa del arco con la vagoneta.
 
Contemplando...
El esfuerzo ha merecido la pena, disfrutamos de una cerveza en el refugio mientras damos rienda suelta a la contemplación. Las vistas son impresionantes y por ganas podríamos quedarnos más tiempo pero... debemos emprender el regreso. 

Pista que bordea el Macondíu
Por delante tenemos un vertiginoso descenso, primero rodeando las estribaciones de la cara norte del Macondiú (1999 m) por una pista que en algún tramo parece suspendida del vacío, y luego cruzando el hayedo de La Llama hasta la bifurcación del Vao de Los Lobos. El resto del descenso a Bejes lo realizamos deshaciendo lo pedaleado.
 
Bajando a Bejes por los Hornos del Dobrillo
Preciosa y dura ruta, tiene un IBP=137 y aunque solamente tiene 1250 m de acumulado en sus 28 km, resulta engañoso al estar estos muy concentrados en dos ascensos. Imprescindible realizarla un día con buen tiempo y estar dispuesto a sufrir un poco... sin sufrimiento no hay recompensa.

Perfil


No hay comentarios:

Publicar un comentario